La peste sigue siendo una enfermedad actual.

Enfermedades Prevención Salud

Entre el 2010 y el 2015, existieron 3,248 casos de peste, de ellas, 548 fueron mortales.

La peste se presenta de dos formas: puede ser bubónica o neumónica. La denominación “bubónica” se debe a que este tipo de peste provoca una tumefacción de los ganglios linfáticos y a estos se les llaman “bubones”.
Se transmite de los animales a los humanos por medio de pulgas infectadas, contacto directo contejidos también infectados o inhalación de pequeñas gotas contaminadas. Es una enfermedad muy grave, sin tratamiento, la tasa de mortalidad de la forma bubónica es de entre el 30 y 60%, mientras que la neumónica es invariablemente mortal. 

SÍNTOMAS

En las dos formas los síntomas son generales:

– Fiebre súbita
– Escalofríos
– Dolor de cabeza
– Dolores generales
– Debilidad
– Náusea y vómitos

Sin embargo, cada una presenta signos específicos:

– Bubónica: En esta forma que es la más frecuente, el bacilo de la enfermedad viaja por el sistema linfático hasta los ganglios y se multiplica en ellos, cuando están inflamados se les denomina “bubones” y pueden convertirse en llagas abiertas y supurantes, puede esparcirse hasta llegar a los pulmones y convertirse en peste neumónica. Rara vez se transmite de persona a persona.

– Neumónica: Se puede incubar en tan sólo 24 horas. La enfermedad se puede transmitir a otra persona con la saliva, tos o estornudos. Sin diagnóstico es mortal, pero, si se detecta en las primeras 24 horas, puede ser curada completamente.

La peste existe en todo el mundo a excepción de Oceanía y siempre existirá riesgo mientras los humanos coexistan con focos naturales de infección como bacterias y animales.

Aunque las epidemias se han presentado en Asia y Sudamérica, en África es donde se concentra la mayoría de casos. Madagascar presenta casos cada año durante la temporada alta de esta enfermedad que es entre septiembre y abril.

PREVENCIÓN
Para prevenir la peste se recomienda estar alerta del entorno y evitar manipulación de animales muertos o picaduras de pulga, así como cuidado en el tratamiento con enfermos que tengan sospecha de la enfermedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *