JET LAG; lo que debes saber para aceptarlo y no sufrirlo tanto

Consejos Salud

Cada que alguien viaja a un país diferente escuchamos algo sobre el jet lag y entendemos que es un desfase de sueño que sufre el cuerpo cuando viaja. Sin embargo, hay más cosas que debemos conocer porque aunque no hay cura, hay maneras de minimizarlo. Primero, familiaricémonos con el término.

Origen

El término lo acuñó un periodista de Los Angeles TImes en 1966 haciendo referencia a las personas del Jet Set que se podían permitir hacer viajes a otros países.

Jet Lag no es más que el desfase del cuerpo respecto a sus horas de sueño. A pesar de que hemos adquirido con la ciencia e investigación la capacidad de saltarnos todos los usos, todavía no hay manera de adaptarse a ellos con rapidez.

Qué es y cómo funciona

También conocido como Síndrome del Cambio Rápido de Zona Horario, Síndrome Transoceánico, Descompensación Horaria, Disritmia Cicardiana o Síndrome de los Husos Horarios, el jet lag afecta el reloj interno de los viajeros que cambian de zona horaria. Nuestro reloj interno se encuentra en el núcleo supraquiasmático, que no es más que un grupo de neuronas en el hipotálamo que se encarga de regular la producción de varias hormonas, entre ellas, la melatonina que es la que se encarga de regular nuestro sueño.

El jet lag es como tener una cruda sin tenerla; el organismo se altera de forma tan violenta en pocas horas que se experimenta dolor de cabeza, alteraciones estomacales, irritabilidad, cansancio y confusión.

De manera común, el cuerpo se restablece de acuerdo a las zonas horarias que atraviesa, es decir, se recupera un día por zona horaria. Entonces, si viajas con diferencia de 3 horas del lugar que has partido, tu cuerpo tardará alrededor de 3 día en reponerse a la diferencia. Ojo: el jet lag aplica a los meridianos, no a los paralelos, por lo que si viajas, por ejemplo, de la Ciudad de México a Tijuana, a pesar de que hay diferencia de 2 horas, no sentirás ningún malestar.

Cómo se pueden aminorar los síntomas

Aunque no todas las personas experimentan de la misma manera o intensidad el jet lag, hay algunas cosas que pueden o no hacer para no minimizar los molestos síntomas:

  1. No consumas alcohol o cafeína. Estos dos líquidos te deshidratan y alteran el sueño, lo que debes hacer en cambio, es tomar agua en abundancia.
  2. Camina cada 60 o 90 minutos durante el vuelo para ejercitar las extremidades inferiores.
  3. Consume kiwi, plátano y cereza. Los 3 contienen serotonina o sustancias que la promueven. Esta se transforma en melatonina, la hormona que controla y fomenta el sueño.
  4. Melatonina tomada. Este tratamiento debe ser recetado por un doctor antes de tu viaje. Si te lo recetan, es una buena manera de minimizar al máximo el efecto del jet lag, sin embargo, debes tomarlo exactamente como lo recomiende tu médico para obtener los mejores efectos.
  5. Adaptación. Es conveniente que dependiendo de la zona a donde viajes, adelantes o atrases actividades como las comidas, levantarse o acostarse.

Realizar estas actividades con ejercicios de relajación durante el vuelo y una dieta balanceada sin demasiada sal, te ayudarán a reducir los molestos síntomas. Pero si lo que necesitas son consejos mucho más especializados, medicarte o requieres el consejo de un médico porque sufres una enfermedad crónica, estás medicado constantemente o estás bajo tratamiento médico durante tu viaje, acércate a nosotros, somos pioneros y especialistas en medicina del viajero.

Vacunas y Visas en Viajes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *